<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=438354930851253&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Pruebas de Software

4 Tipos de pruebas de software y su importancia

Aplica los distintos tipos de pruebas de software en función de las necesidades de tu empresa.


La adquisición de un sistema de software puede parecer lo más importante si tu empresa ha iniciado un proceso de transformación tecnológica. La adopción de nuevas herramientas es uno de los primeros pasos para la mejora en el entorno organizacional, basado en un análisis previo en el que se identifiquen las vulnerabilidades y atributos del entorno a intervenir. 

Sin embargo, el cambio no ocurre únicamente con la compra de un producto de software. Su óptimo desempeño depende de una serie de factores, desde una planeación adecuada, la capacitación al personal que hará uso de las nuevas funcionalidades tecnológicas, hasta la implementación de pruebas de software que garanticen su correcto funcionamiento. 

Si te encuentras en camino a la transformación surgirán dudas con el paso del tiempo acerca de la funcionalidad y el impacto que puede desencadenar un mal o buen desempeño del producto de software en tu organización. Dentro de éstas quizá surgirán interrogantes, como ¿qué pruebas de software debes aplicar y por qué son necesarias? 

En este artículo te brindaremos la información indispensable para conocer los distintos tipos de pruebas de software y su importancia en el contexto empresarial.

 

¿Por qué implementar pruebas de software?

Un sistema de software conlleva una configuración compleja, al operar mediante un conjunto de códigos interrelacionados entre sí. Su funcionalidad depende de grandes grupos de información que deben ser actualizados constantemente, acorde a las necesidades de los usuarios. 

La integración de nuevas aplicaciones es una de las mejoras más comunes en el sector tecnológico, las cuales suelen integrarse paulatinamente al desarrollo del software, al ser un producto en constante crecimiento y evolución. 

Un ejemplo de ello son las actualizaciones de las aplicaciones móviles, que incorporan nuevos usos en los productos para mejorar la experiencia de los clientes. 

Recientemente Google lanzó su sistema operativo móvil de código abierto más reciente, Android 12, que dentro de sus nuevas implementaciones está la personalización del color en todo el teléfono, una interfaz de usuario dinámica y los widgets de conversación para la lectura de mensajes instantáneos desde la pantalla de inicio. 

Sin embargo, detrás del lanzamiento de una versión de un sistema operativo se encuentran minuciosas pruebas de software que verifican y anticipan su correcto funcionamiento. 

Éstas deben aplicarse acorde a las nuevas implementaciones o mejoras hechas al sistema, con el objetivo de identificar el momento preciso y los tipos de pruebas a ejecutar. Todo el código puede ser verificado, no obstante, al no priorizar las posibles fallas a analizar pueden generarse costos y perderse tiempo de valor para la organización.  

 

4 pruebas de software que debes conocer

El International Software Testing Qualifications Board (ISTQB)  define a los tipos de pruebas como: un grupo de actividades destinadas a probar características específicas de un sistema de software, o de una parte de un sistema, basadas en objetivos de prueba específicos

Los tipos de prueba se dividen en los siguientes 4: 

Pruebas funcionales

Las pruebas funcionales ayudan a verificar el resultado final o de salida de una aplicación, e identificar alguna omisión en los requerimientos del sistema, un comportamiento inadecuado o incorrecto a lo esperado. 

El ISTQB incluye dentro de su clasificación a las pruebas funcionales, consideradas como indispensables por su funcionalidad para las empresas en la consecución de sus objetivos.

 

Pruebas No funcionales

Evalúan las características de los sistemas y el software, como la usabilidad, la eficiencia del desempeño o seguridad. Estas pruebas verifican:

¿QUÉ TAN BIEN LO HACE?

Por ejemplo, el lanzamiento de un producto de edición limitada puede desencadenar un flujo alto de usuarios en una página web, en el intento por adquirir dicho artículo antes que cualquier otra persona. 

La lentitud en la carga de información y el ingreso erróneo a las cuentas personales de los clientes son una muestra de las problemáticas que puede traer consigo la saturación de una plataforma web sin someterse previamente a una prueba de rendimiento.  

Estas pruebas son utilizadas para determinar la estabilidad del sistema de software en distintos niveles de carga y estrés, con el objetivo de medir si soportará ante escenarios complejos. 


Pruebas de caja blanca o estructurales

Son pruebas basadas en la estructura interna o la implementación del sistema. La estructura interna puede incluir código, arquitectura, flujos de trabajo y/o flujos de datos dentro del sistema.

Se puede medir la intensidad de las pruebas de caja blanca a través de la cobertura estructural, que es la medida en que un juego de pruebas ha probado la estructura del código y se expresa en porcentaje.

El diseño y la ejecución de las pruebas de caja blanca pueden implicar habilidades o conocimientos sobre cómo está construido el código, cómo se almacenan los datos y cómo utilizar las herramientas de cobertura e interpretar correctamente sus resultados.

 

Pruebas asociadas al cambio

Su objetivo es probar cuando el software ha sufrido algún cambio, ya sea después de detectar y corregir un defecto o asociados a nueva funcionalidad. Los tipos de prueba asociados al cambio son las pruebas de confirmación y las pruebas de regresión.

Después de identificar los diferentes tipos de pruebas de software que existen para la detección de fallos, puedes dirigirte a un especialista que te oriente durante la elección de los mismos. 

En Testing IT te acompañamos en el proceso de desarrollo del sistema de software de tu organización, desde la planeación de estrategias hasta la aplicación de pruebas móviles.

 

CTA-MOFU-CURSOS

Te puede interesar