<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=438354930851253&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Pruebas de Software

Tipos y objetivos de las pruebas de integración de software

Detecta oportunamente errores en tus proyectos informáticos con la aplicación de pruebas de integración de software.


Al igual que una receta de cocina, cada ingrediente es un complemento del platillo final. Por si solos los alimentos aportan nutrientes, olores y sabores que al combinarse con otros pueden cambiar su composición original. 

Esta analogía es aplicable en los sistemas de software, en los que deben ejecutarse distintos tipos de pruebas para garantizar su correcto funcionamiento. Cada línea de código es equiparable a un ingrediente, que al mezclarse con otros fragmentos puede llegar a sufrir alteraciones en sus funciones originales.  

Las pruebas de integración de software son cruciales para validar la operación óptima de todos los elementos de un sistema y a continuación te explicamos en qué consisten y cuáles son los tipos de prueba aplicables de acuerdo a cada proyecto. 

 

¿Qué objetivo cumplen las pruebas de integración de software?

 

Un sistema de software es construido mediante módulos programados con códigos orientados a una función específica. Las pruebas de integración de software permiten comprobar que estas funciones se desempeñan satisfactoriamente y su relación con otras interfaces es confiable, segura y poco susceptible de riesgos en etapas avanzadas. 

De acuerdo con un estudio de la empresa de gestión de pruebas PractiTest, el 42 por ciento de las organizaciones encuestadas incorporan prácticas de integración en sus proyectos y el 38 por ciento de ellos participa de manera activa en el mantenimiento de los mismos.

 

Esta cifra resulta alarmante, ya que más de la mitad de los participantes no tienen cercanía con los procesos de integración continua de sus organizaciones, e incluso desconocen si estos se llevan a cabo, lo que podría desencadenar grandes consecuencias que pongan en riesgo los avances y la reputación de sus desarrollos.

 

<Te podría interesar: El costo de prevenir vs corregir bugs en software>



¿Qué son las pruebas de integración de software?

Las pruebas de integración de software son la herramienta que conjunta cada uno de los módulos de un sistema para comprobar su funcionamiento entre sí. Este tipo de test se realizan en las primeras etapas, después de las pruebas unitarias, en las que se analiza un fragmento del código fuente. 

Una vez analizadas las unidades por separado, ser debe verificar que los módulos no interfieren con el resto de las funciones. 

 

Imaginemos que una aplicación de correo electrónico está dividida en tres unidades —página de inicio, bandeja de entrada y papelera—. Al ejecutar una prueba de integración el desarrollador debe comprobar que el vínculo entre una unidad y otra es óptimo. 

La sesión de inicio debe direccionar correctamente a la bandeja de entrada, así como la eliminación de un email deberá alojarse de inmediato en la papelera de reciclaje. De existir alguna interfaz errónea se suscitarán problemas en el futuro y los usuarios no podrán hacer uso del sistema. 

 

¿Qué errores pueden detectarse con este tipo de pruebas?

Las pruebas unitarias son un primer filtro para la detección de fallos en los sistemas, sin embargo, éstas no identifican su relación con otras interfaces. De ahí la importancia de implementar pruebas de integración de software 

 

Entre los problemas más comunes que identifican este tipo de pruebas se encuentran la pérdida de conectividad, el formateo de datos y las respuestas inesperadas. 

La detección oportuna de errores puede minimizar el impacto económico y temporal, de manera que los desarrolladores puedan enfocar esfuerzos en otros proyectos y  tareas prioritarias. 

 

Niveles de pruebas de integración

Existen dos niveles de pruebas de integración: de componentes y de sistemas. En el primero se evalúan los elementos integrados en un mismo sistema, mientras que en el segundo se verifica la relación entre interfaces de sistemas externos. 

Las pruebas de integración de componentes suelen ejecutarse primero que las pruebas de integración de sistemas, después de verificar las unidades de código de manera individual. Una vez asegurado este paso, es viable realizar los test que involucran interfaces ajenas al sistema original. 

 

Tipos de pruebas de integración 

 

Big Bang

Una prueba de integración Big Bang concentra todos los módulos de un sistema para comprobar su funcionamiento en conjunto por lo que, antes de ejecutarse, el desarrollador debe cerciorarse que cada unidad ha sido completada.  

Este tipo de test es viable en proyectos pequeños, de lo contrario, se pueden pasar por alto errores significativos.  

 

Ad Hoc

Este término hace referencia al planteamiento de una solución para un problema específico. Para fines de testing software este tipo de prueba de integración puede ejecutarse en cualquier momento, recomendado ampliamente en etapas tempranas, con el objetivo de hallar errores no previstos. 

Entre sus ventajas se encuentra la rapidez y poca planificación requerida para su realización. A pesar de ello, las dificultades pueden hallarse en fases posteriores ya que no se requiere documentación para dar cuenta de los errores encontrados. 

 

Top Down

Como su nombre lo indica, las pruebas top down (de arriba hacia abajo) inician el análisis de código en los módulos posteriores, en los que se concentra la información central y de manera descendiente conectan con otras interfaces. 

En este modelo pueden detectarse errores de mayor relevancia y por la complejidad de su composición las mejoras pueden implicar más tiempo. 

 

Down Top

Contrario al modelo anterior, la prueba de integración down top parte de las interfaces inferiores y continúa de manera ascendente. En este caso los problemas son más fáciles de detectar, al igual que las mejoras a realizar. 

Su desventaja es que los módulos complejos se sitúan al final de la prueba y la entrega del producto final puede tomar más tiempo del estimado. 

 

Hybrid

Las pruebas de integración híbridas —también conocidas como sándwich— incluyen las prácticas de los dos modelos anteriores —top down y down top—. El desarrollador puede elegir los módulos posteriores o inferiores simultáneamente con el objetivo de hallar errores en menor tiempo. 

Pese a ello, requiere de equipo altamente capacitado para la detección de errores de manera precisa y oportuna. Este tipo de prueba es recomendable en sistemas operativos de mayor complejidad.  

 

< Garantiza la calidad de software en 3 pasos>

 

Las pruebas de integración de software son tan importantes como el resto. Recuerda que el valor del sistema no está en cada componente, sino en la unión de todos los elementos para su funcionamiento en conjunto. 

En Testing It somos especialistas en pruebas de integración y podemos ayudarte a  verificar el correcto funcionamiento de tus sistemas en cualquiera de sus niveles. Consulta a nuestros expertos y asegura la calidad de tus proyectos desde etapas tempranas. 

 

CTA-MOFU-SERVICIOS

 

Te puede interesar