<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=438354930851253&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Agile

La agilidad, un cambio cultural

Hoy en día, la adopción de modelos de desarrollo ágiles es la estrategia de muchas empresas que necesitan eficientar el desarrollo de software.


 

Hoy en día, la adopción de modelos de desarrollo ágiles es la estrategia de muchas empresas que necesitan eficientar el desarrollo de software para responder a las necesidades del negocio; pero la implementación de estos modelos puede ser tortuosa y no tan simple como se espera si las organizaciones no consideran ciertos aspectos para facilitar este cambio.

Así que antes de abrir la caja de cualquiera de estos modelos, echa un vistazo al “manifiesto ágil”, que se conforma básicamente de 4 valores y doce principios que guiarán al equipo, este debe ser uno de los primeros pasos antes de la puesta en marcha de esta nueva forma de trabajo;  pues la agilidad no sólo depende de sacar un nuevo proceso, hay que entender el cambio de paradigma en la gestión del proyecto que involucra el compromiso y habilidades de los involucrados en el equipo, para así lograr una implementación exitosa, aquí te dejamos algunos aspectos que se deben considerar:

Dependemos de las personas (las habilidades blandas). Éste es un aspecto importante en la adopción de estos modelos, el personal deberá tener altamente desarrolladas habilidades de trabajo en equipo y comunicación, estas metodologías se basan en la interacción de las personas y la velocidad del equipo depende en gran medida de estas habilidades.

Uno de los retos más fuertes que enfrentan estos procesos es la participación del responsable de negocio, ya que se vuelve parte del equipo ágil, de inicio al fin de cada iteración, trabajará junto con el equipo de ingenieros de prueba y desarrolladores para resolver dudas y retroalimentar al equipo, así que el dueño de negocio debe estar muy claro y sensibilizado de este hecho, pues tendrán que dedicar mucho más tiempo a los proyectos, ya que su participación es fundamental.

Una de las claves para lograr la tan deseada velocidad de los equipos, es que deben autogestionarse, esto significa que entre todos los miembros del equipo llevarán las funciones de gestión del proyecto “la responsabilidad es de todos” y tomarán las decisiones requeridas para lograr el objetivo, sin la necesidad de una gestión externa que lleve el control de los temas y tareas;  esto puede significar un cambio en las funciones gerenciales, que tomarán más un rol de coaching para el equipo y administración del personal, sin influir directamente en las decisiones del proyecto.

La calidad es responsabilidad de todos. En los modelos ágiles las pruebas no son solo una fase, son parte de las actividades del proyecto, así que deben ser parte integral de la planificación y deberán gestionarse integralmente con las actividades del proyecto, la automatización en los todos niveles de prueba (componente, sistema, integración y  aceptación),  será otro de los aspectos clave para mantener la velocidad del equipo.

Tenemos que tener especialistas en cada rol, pero también personas que se involucren y trabajen en colaboración con otros integrantes del equipo, por lo que la excelencia técnica también juega un papel importante.

Como podemos ver la adopción de estos modelos requiere de una gestión del cambio integral, pues no solo se trata de un cambio de proceso en el área de sistemas, sino de un cambio en la cultura organizacional.

 

CTA-MOFU-SERVICIOS

Te puede interesar